martes, 8 de diciembre de 2009

Materiel et Technik

Hablaba yo en mi comienzo de todo de los tres objetivos que me había marcado para el año que viene. Completado el tercero en dificultad e importancia (la semana pasada recibí el título que me acredita como analista económico y financiero, ¡en 30 horas!) y confiado el segundo a la formación autónoma de redes neuronales ante la exposición a audiovisuales en versión original extranjera (1ª Ley del Mínimo Esfuerzo), me enfrento con horror al largamente pospuesto objetivo primero, escribir una novela. Comienzo hoy, o recomienzo, 55º aniversario de mi señora madre, con ánimo de brindarle el resultado en su 56º.

Siempre que sea posible, iré publicando aquí mis reflexiones, para evitar que sigan bullendo dentro de mi cabeza fuera de horario, pues sospecho que de ese estofado mental se deriva el hecho de que la mayor parte de los escritores sean unos gilipuertas. En cuanto a la salvación de mi alma, ya pagué diezmo como suscriptor fundador de Factual, periódico digital lanzado la semana pasada por Arcadi Espada, de modo que hasta dentro de un año tengo bula para escribir mis tonterías.

Mientras espero que me comuniquen los resultados de la entrevistopsia del lunes pasado en la empresa de los trenes, van cerrando los CAPIs (donde trabajo ahora hay un ERE por el 60% de la plantilla; nos libramos por ahora al depender del Faraón, en lugar de la Lideresa; se puede ver la noticia en el cuadernillo madrileño de El Mundo, pero no la encuentro en la versión digital). Estoy de vacaciones hasta la semana que viene, y a lo largo de ésta desescombraré aquí el solar de la novela, empezando por la anotación de las lecturas previas, el acopio de ciertos materiales necesarios y los primeros esbozos de lo que quiero contar en ella.

Más noticias esta tarde, se me queman las lentejas.

3 comentarios:

la profe dijo...

¡Que alegría! pensaba que este blog murió. Hacía tiempo que no entraba, vacaciones, faringitis en vacaciones y ...no se puede leer a quien no escribe. Ánimo con la novela. Yo haré cola en la librería para ser la primera en comprarla, como las marujas asesinas en las rebajas del corte inglés

Munchausen dijo...

Por fin he encontrado un negro que me escriba la novela, es un tipo que está de vacaciones... A ver cuánto le duran.

Julieta dijo...

Yo había pensado lo mismo que la profe... Qué lindo ver que esto sigue con vida, que seguimos alrededor de este fogón... Sigo leyendo...