martes, 14 de abril de 2009

Me tienen simpatía 'arriba'

En este momento preciso, lo tengo todo en la vida menos tres cosas de la lista que me hice ayer, volviendo del primer día de trabajo, en el trayecto de tres cuartos de hora de metro: el iPhone, la DSi y el 'Rock Band 2'. Si te das cuenta: gilipolleces. Sin embargo, ayer no estaba contento. Todo lo contrario: tenía un mal rollo encima que te mueres.

Por la mañana me instruyeron en los pocos trucos en que consiste el oficio de atender al público en un aula de informática. Fue bien. Por la tarde, me encontré sin comerlo ni beberlo que tenía que impartir dos tutorías de una hora, una sobre cómic digital y otra sobre bibliotecas on line. Se me olía la caquita desde un centenar de metros. Además, tenía que atender a los usuarios que entraban. El caos. Salí con bien porque sólo se presentó uno de los alumnos, que tenía 84 tacos y lo que buscaba más bien era alguien que le hiciera de eco mientras él buscaba sus cositas internéticas. Es un apasionado de la Historia y, por lo que pude colegir de sus búsquedas, sus temas preferidos son la II Guerra Mundial, las Cruzadas y los sacrificios humanos de los aztecas.

Tengo demasiada suerte. Ayer por la mañana le comentaba a mi compañero que no sabía qué contarle al alumno sobre el curso, y de repente llega por correo electrónico el programa. Esta mañana, me pide que envíe una incidencia de cada ordenador que tenemos estropeado, y aparece por el aula el técnico (que venía a arreglar otra cosa). El trabajo propiamente dicho lo he encontrado en el momento que arrecia la crisis del desempleo (las ofertas de Infojobs acaban de pegar un bajonazo dramático desde el rango de los 130 mil a los 90 mil, mientras en el mes de marzo se sigue destruyendo empleo pese a que históricamente es cuando las cifras remontan).

Además de todo eso, puede que desarrolle una proficiencia en explicar cosas que ni siquiera yo entiendo, como estos cursos de los que no me ha dado tiempo ni a leerme las notas... Lo dicho, demasiada suerte en todo.

5 comentarios:

lexatin, lo mejor... dijo...

¡Vaya! Parece que vas ya por el 2º trimestre (ji, ji). Me alegro un montón de que al menos a uno de los dos le vaya bien; el maridín se ha acordado de mí en el Revistero y me ha traído "El club de las malas madres" (el adjetivo en cursiva, of course!), de Lucía Etxebarría y Goyo Bustos (éste último, profesor...), llevo 20 páginas y no está nada mal ("Cada looocoo con su teeemaaa...").
Enfín, el delirio de los abueletes, mi experencia con adolescentes es surrealista, así que, además de cura de humildad, espero te sigas encontrando con gente interesante.

la profe dijo...

Mi queridísimo Barón de Muchausen:

Tengo una amiga que piensa que "en la vida todo pasa por algo", no es china, aunque tiene cara de china, de hecho se parece a la Doctora Jang ( no creo que veas teleculebrones, es de una serie de médicos, Anatomía de Grey, que quede clarito que no soy una intelectual...). Yo la miro escéptica, ( a la china) y sin embargo...¿será que todo pasa por algo? que a uno se le huela la caquita porque tiene que dar una clase es lo mejor que puede pasarte en la vida ( estoy exagerando, pero...). Cómo decirlo, dar clase es una de las mejores experiencias profesionales que uno pueda tener ( siempre y cuando tus alumnos no sean adolescentes). No voy a hablar de la vocación por la enseñanza, pues la metí en el cajón de los calcetines y no sé dónde anda que no aparece…no sé si sólo vas a tener tutorías o vas a dar clases de grupo. Las de grupo son las verdaderamente interesantes, en mi nada humilde opinión. Recuerdo que cuando daba clases particulares tenía que hacer esfuerzos para no dormirme, seguramente has dado clases particulares y generalmente se trata básicamente de ayudar a hacer los deberes, de hacer como bien dices de eco. Pero los grupos, los grupos son una completa descarga de adrenalina, un aprendizaje continuo, mi supervisor dice que los grupos son una psicoterapia para el profesor, en la medida en la que te confrontan constantemente contigo mismo. Creo que en ningún sitio he aprendido tanto como dando clases!!!. Es normal hacerse caquita, creo que poca gente reflexiona sobre lo difícil que es la enseñanza, sobre todos los factores que intervienen. Para empezar ser el centro de atención. A mí eso siempre me ha gustado , no vamos a engañarnos a estas alturas, pero llega un momento en el que es agotador y “activa las defensas paranoides”. En mi primer curso me sorprendía como mis alumnos se fijaban hasta en el color de mis zapatos, supongo que en 5 horas hay mucho que mirar. Al final de curso me regalaron unos pendientes que apenas me pongo por miedo a perderlos, es curioso, los pendientes son para mí lo único verdaderamente imprescindible y no sé cómo pero lo sabían y eran exactamente como a mí me gustan. Así que lo primero que uno constata es que es una profesión de riesgo, de gran exposición, de juicio constante. Lo primero que uno aprende ( tras la caca) es la cantidad de recursos que tiene y no sabía que tenía. La creatividad se desborda, la cabeza funciona tan deprisa que no puedes dormir porque se te ocurren mil ideas para las próximas semanas. Y cuando vez la luz en sus ojos ( no sé decirlo de forma menos cursi) desparece el cansancio, llegas a casa y trabajas, verdaderamente no exagero si te digo que es algo similar a enamorarse por primera vez.
El primer curso que di en la AE, paradojas del destino era un curso de formador de formadores ( parecido al CAP) yo me estaba sacando el CAP y era mi primera experiencia docente , jejeje, muchos de mis alumnos llevaban años dando clase. Sabían más que yo, al menos en lo práctico. Eso me acojonaba, especialmente una chica, ingeniera que impartía cursos en plan FIB y venía a por la titulación. Nunca he tenido una alumna más atenta, quien más sabe, más se interesa, más aprende, ahora sé que hay que temer a quien menos sabe. Tras una semana de usar pañales y tras las profundas reflexiones que me producía cada encuentro con aquellos alumnos, decidí hablar desde la propia experiencia, desde lo que yo estaba descubriendo que era ser docente. De lo que implica que te miren los zapatos, de lo que se siente…Además de predicar por supuesto a I. Pozo Municio “ Aprendices y maestros: la nueva cultura del aprendizaje” el mejor libro de pedagogía que he leído. Y fueron pasando los meses, me puntuaron 5/5 y mi narcisismo hizo que me quedase en la AE 4 años más en lugar de irme a 12 de octubre como había previsto. Allí está Helena, estudiando los procesos de duelo en la retirada del soporte vital en neonatos. ( Me hubiese hecho más caca). Vas a aprender mucho, si no te importa que me ponga paternalista y te de un consejo, adapta el temario a ti, en lugar de adaptarte tú al temario. La fuente del conocimiento no eres tú, ni la materia, ni ellos lo saben todo ni hay un solo alumno que no sepa nada, la fuente del conocimiento es la relación que estableces con ellos. Disfruta y después te marchas y vas y vienes, dando clases de pocas horas bien pagadas como periodista experimentado y talentoso que eres. Quedarse mucho, dedicarse todos los días es agotador, es una auto y heteroexplotación y …si uno no mantiene al menos una pierna fuera de la formación, no sólo se quema sino que no enseña verdaderamente, hay gente que dice, yo soy formador, como si formar fuera una profesión en sí mismo, si el círculo no está abierto si no hay cosas que entran desde fuera, la formación se vuelve una mierda. Uno tiene que ser un psicólogo que enseña, un periodista que enseña, pero no un formador, ( en mi no humilde opinión).
En fin…vaya turrón te he soltado y yo que me metía para contarte que esta semana Julieta repite reportaje. Te la voy a tener que presentar, es una alumna profesional, de hecho si las clases no te salen bien siempre puedes contratarla para que asista a tu clase, no se pierde un detalle, una idea, participa, opina, ( a veces hasta tengo que pedirle que se calle, con cierta cara de frustración por su parte). Repite comentario y aporta colaboraciones espontaneas en clase. Así que si te va mal te la mando y lo soluciona en un plis, o al menos sostiene tu autoestima/motivación.
Y…no sé que más…que quizás hagamos un proyecto sobre abordaje de la violencia de género desde los medios de comunicación, aunque aún no sabemos muy bien cómo, pero parece que algunos de mis alumnos se animan. De momento dos y me apuesto a que se suma alguien más, ¿contamos contigo como especialista de prensa escrita? No hace falta que contestes ahora, de momento abril y mayo van a ser una locura, pero en Junio empezaremos a sondear.
Tengo más ganas que nunca de seguir de cerca tus aventuras.

AHHHHH SE ME OLVIDABA, EL LUNES 20 TOCA SFUMATO EN EL LIBERTAD 8, ¡ HAY QUE IR AHORA!, HAN SACADO UN DISCO Y AHORA…SE VA A COMPLICAR SEGUIRLES LA PISTA. SON JUGUETÓLOGOS QUE HACEN MÚSICA: CONTRABAJO, SAXO, JUGUETES, HUMOR, SENSIBILIDAD ESTÉTICA…NO PODÉIS FALTAR SI ME AVISÁIS OS COJO SITIO.

Y…hablando de música, dejo un link para dedicarle una canción a Doña Leonor de Aquitania, esta vez no de juguetólogos sino de los que a la gente le produce urticaria ( raros), sí de un cantautor, una canción de César Rodríguez para Doña Leonor de Aquitania.

http://www.youtube.com/watch?v=DCmi2C8dVgM&feature=related

http://www.cesar-rodriguez.com/letras/en-la-sombra.htm

Leonor de Aquitania dijo...

Sentir gratitud y no expresarla es
como envolver un regalo y no darlo.

Gracias

Munchausen dijo...

Tipos de gente interesante: un usuario nuevo se me acerca al mostrador y me pregunta cómo puede apuntarse, que el psicólogo y el psiquiatra le han recomedado que haga alguna 'actividad'. :o

Ya controlo el tema clases. En los niveles más bajos, basta con lo que uno trae "de serie", porque los usuarios no saben ni mover el ratón. Para todo lo demás, Mastercard... digo los manuales privativos de cada curso (ya los tengo todos, je je). Los grupos son más interesantes, claro... A este nivel, el alumno individual va completamente a su bola. Pero para cosas de ordenadores, laissez faire en general.

Julieta dijo...

Qué lindas las palabras de la profe, y qué acertado el comentario de Leonor. Así que gracias a las dos!