jueves, 16 de abril de 2009

Llamamiento



Damas y caballeros, tenemos el placer de anunciarles nuestro próximo concierto, que tendrá lugar el próximo lunes 20 de Abril en el Libertad 8, a las 21:30 horas:


Esfumato en concierto

Libertad 8

C/ Libertad, 8. Metro Chueca, Banco de España.

20 de Abril de 2009

21:30 h.


Esperamos verles por allí y disfrutar de nuevo de su compañía.

Muchas gracias por su atención y que tengan una feliz semana llena de sol y de sonrisas.

Un abrazo de Esfumato.

14 comentarios:

Leonor de Aquitania dijo...

Por mi parte ahí estaré. Es una forma bonita y diferente de comenzar la semana. Si alguien quiere unirse...

la profe dijo...

Ok, pues ya somos dos.

Munchausen dijo...

Yo no... Es que recita mi señora en otro sitio. :)

Leonor de Aquitania dijo...

Jooo con las ganas que tenía yo de conocer al Baron...
En fin, disfrutaremos de la música con una cervecita en la mano, pero la próxima no faltes!!!

la profe dijo...

Pues yo lo decía sobre todo por tu señora...

MJ dijo...

¡qué buena la música1
hala, otro grupo que toca investigar...

Julieta dijo...

Bueno, yo no sé todavía si iré. Me apetece estar ahí y escuchar, pero veré qué tal se presenta el día...
Por ahora os dejo el comentario de la clase del martes. Con retraso, lo sé, pero hasta hoy no pude ponerme con ello. Acepto, por supuesto, comentarios y matices. La memoria nos puede jugar una mala pasada y no quisiera herir sensibilidades...

Estamos casi todos: han faltado B. y M.B., y porque P., que sí ha venido, está haciendo otra cosa y no sé si ha hablado con Celia pero falta a la clase. Celia pregunta quiénes faltan de los que hemos ido a trabajar, y decimos desordenadamente que sólo P. No va a buscarla, ni nos pregunta a nosotros las razones que ella podría tener para no estar ahí, lo acepta como una información más.
Les recuerda a todos la obligación de hacer un comentario sobre un texto acerca de la resiliencia. Digo “les” porque como esa tarea la dio mientras yo estaba de baja, no tengo claro si me corresponde o no hacerla y no me doy por aludida.
El aula donde tenemos la clase de orientación sociolaboral no es aquella en la que trabajamos todos los días, y Celia la elige porque tiene, precisamente, una disposición diferente del mobiliario en el espacio. Cuando llegamos, la sala suele estar muy fría y por ello, encendemos la calefacción enseguida. Pasados unos minutos, todos empezamos a tener calor y hay que regularla. Después de acomodarnos, M. resopló y Celia le dijo: “Te mueres de calor o te aburres”. Él aclaró que aburrido no estaba, y se levantó L. a regular la temperatura ambiente. Celia también le llamó la atención a B. por su postura en la silla, como recostado. No es la primera vez que ella comenta la postura de B., y nos ha dicho a todos que le importa porque sabe que B. está interesado en los contenidos y que por eso no puede descuidar la forma en que se sienta, que connota poco interés.
Comenzamos con una cuestión que dejamos pendiente del martes anterior: qué se puede hacer para levantar la autoestima. Muchos opinamos. Yo, que hay que hacer cosas que nos gusten y hacer actividad física; L., que hay que cuidarse o procurar que otros te cuiden (da el ejemplo de un masaje, que habitualmente hay que buscar que alguien te lo haga); M., que hay que intentar minimizar los mensajes negativos o que imponen presión desde el exterior. Pero nadie llega a lo que Celia quería, que es que para levantar la autoestima, o mantenerla alta, hay que conocerse a sí mismo. Al final, todos coincidimos en que lo que hemos dicho son distintas formas de conocerse, pero fue Celia la que tuvo que decir la palabra.
Hablando sobre el autoconocimiento, Celia nos dice que tendremos que hacer un trabajo en casa. Puede ocupar entre una y dos páginas, y puede contar, por ejemplo, cómo fue el desempeño en la torre o cómo resolvimos correctamente una situación cualquiera. Nos da plazo hasta el 19 de mayo o el 7 de julio, dice, “para que los que estudian no puedan decir que por hacer el trabajo rindieron mal los exámenes”. Para que tengamos una idea, nos lee el que hizo un alumno del anterior TIOM y uno suyo. El del ex alumno del TIOM es una presentación sencilla en la que cuenta lo importante que es para él su gente, cómo admira a sus padres y cómo logró habituarse a su vida en Madrid. La experiencia de Celia es más concreta y refiere cómo intervino cuando en un autobús urbano en Madrid, una persona se desmayó y como no había ningún médico, se ofreció como personal sanitario. Nos cuenta del debate acerca del estatus de los psicólogos como personal sanitario, y también una experiencia anterior, ya que su relato comenzaba diciendo “siempre metiéndome en problemas”. Su historia nos cautiva. La escuchamos con atención y no hablamos ni entre nosotros ni intentamos intervenir.
A partir del relato del chico del otro TIOM, que cuenta cómo las relaciones son tan importantes para él, y le han ayudado a encontrar su lugar en la gran ciudad, llegamos a reflexionar sobre la importancia de las relaciones personales, más afectivas. Celia nos cuenta de él que conocía los nombres de todas las personas del centro de trabajo y les saludaba sin que importara su estatus, no es que porque fuera la señora que limpia él le negaba el saludo, o lo mismo a los conserjes. Y nos cuenta que nosotros somos unos afortunados, ya que el proceso de selección para el TIOM depende en última instancia de cómo le caes a tu técnico de empleo. Cada uno de ellos puede sugerir hasta dos postulantes para el TIOM. Entre todos los que proponen los técnicos, se hace una primera selección y luego una entrevista personal con los responsables de los TIOM en la Agencia para el Empleo. Y luego de esa entrevista, otro descarte, luego del cual quedan seleccionados ya los alumnos-trabajadores. En resumen, que si uno mantiene una buena relación con su técnico, es probable que le defienda su sitio en el Taller. Yo intervengo, y comento mi caso: una sola entrevista con mi técnica de empleo que concerté en principio para que me ayudara con el CV y la carta de presentación y para explorar las ofertas que podían haber en la AE. Llegué tarde porque me confundí en el camino, ella me atendió tarde no sé por qué, y aunque lo hizo muy bien, evalué negativamente su puntualidad y la ubicación de las oficinas. Y luego de eso, la entrevista personal, y el contrato. Celia nos comenta también que el técnico de empleo es responsable por nuestro desempeño y a él/ella se le comentan los problemas que surgen ya en el ámbito laboral. Nos comenta que a ellos, los monitores, también les hicieron un test sobre nosotros en el cual tuvieron que evaluar lo siguiente: comportamiento, respeto por los materiales, respeto por los compañeros, capacidad de trabajo en equipo, interés, comprensión y asimilación.
Yo pienso que muchas veces, en la clase de Celia, incluso sabiendo que nos evalúa también por los gestos y las posturas, hay momentos en que no puedo evitar hincar los codos en la mesa y sostenerme la cara en actitud reflexiva. Me pregunto si algún día me lo hará notar como a B., porque sé que podría interpretarse como un gesto de aburrimiento. Pero cuando presto atención, me gusta ponerme cómoda, como si escuchara música o viera una película. Como en casa...
Yo le pregunto a Celia cuál es el objetivo de entregarle a ella el trabajo sobre el autoconocimiento, ya que si es porque nos conozcamos a nosotros mismos, siguiendo su consejo, estoy llevando un diario sobre el tema laboral, sobre aquellas cosas que repito en todos los ámbitos, y que nunca pensé desde el punto de vista del trabajo. Me responde diciendo que es una buena pregunta, pero que el diario es personal (como no podía ser de otra manera) y que en todo caso, puedo hacer un relato sobre la experiencia de llevar el diario. Siento que la pude haber agredido.
Antes de ir al descanso, hacemos un ejercicio para, de alguna manera, cerrar el tema del autoconocimiento. Cada uno tiene que escribir en un papel algunas cosas que aunque puedan ser vistas como defectos, tal vez no las cambie. Celia nos da el ejemplo: nos lee lo que escribió, arruga el papel con las manos y lo tira al centro del círculo mientras dice “¿Y qué?” Así, todos la seguimos, y jugamos a hacer una catarsis interesante. Hay algunas sorpresas y muchas risas, no diré de qué se trata porque acordamos que eso no saldría del grupo que estuvo ese día ahí.
Luego del recreo, Celia lee el artículo sobre la resiliencia. Es un texto que invita a la polémica. Celia comienza, y luego del primer párrafo dice: “dicho así da un poco de miedo, ¿no les parece?” y claro, hay posturas encontradas. A. comenta que a él le parece que es bueno que la empresa te dé la opción de cambiar de residencia, y que uno debería adaptarse. L., M., B. y yo tenemos otras posturas. Nadie respeta ya el turno, pero de alguna manera lo aceptamos: algunas cuestiones necesitan una respuesta rápida.
Leemos el comentario de Benjamín, que está en el blog. Muchos coincidimos con él. A mí me gusta cómo lo cierra. Vean: http://necesitamasperro.blogspot.com/2009/04/y-resiliente-en-madrid.html

la profe dijo...

Gracias Julieta, un reportaje muy descriptivo, lo cierto es que eres como una esponja, tienes una memoria prodigiosa, creo que ni yo misma me acordaba de tantos detalles.
Efectivamente estamo finalizando el módulo de autoconocimiento ( para alivio de muchos y lamento de algunos), aunque en realidad es ahora cuando empezaremos a ver los frutos del trabajo realizado, o mejor dicho su aplicación.
Hablamos de posibilidades para mantener la autoestima en forma: pensarse, pensarse dimensionalmente, crear y mantener vínculos afectivos de calidad y tener distintas actividades que sean fuente de identidad y por tanto posibles fuentes de autoestima, evitando así mantenrla en un único pilar.
Todos dijeron cosas que sostienen la autoestima, yo sólamente hice una "recapitulación" , puse en palabras , en palabras técnicas lo que dijo el grupo ( para eso me pagan) , quizás a veces os pico diciéndo que tenéis la palabra cave proyectada en la pared, forma parte de mi trabajo, igual que señalar que la comunicación no es sólo verbal. Así vamos abriendo apetito para el próximo tema...
El cuerpo no tiene un lenguaje, como muchos piensan, el cuerpo comunica, de hecho comunica las emociones y sostiene la comunicación verbal, pero no es un lenguaje, porque no hay un significante y un significado compartido emisor-receptor, es una comunicación de inconsciente a inconsciente, lo que implica que se presta a la ambigüedad. No sé porque sé que B. se siente en la postura que se siente en general está cómodo en clase, más que otros con mejor porstura, pero eso no siempre ha sido así. Al comienzo del curso, sentía que su manera de sentarse implicaba desinterés, ahora sé que no pero como no hay significante y significado compartido no sabría decirte porqué exactamente, es difícil decir porqué lo sé. No podemos leer la Comunicación no verbal, pero la prcesamos , para entendernos, la sentimos. Con Julieta, como con M. ó P. no hay duda de que no se pierden una : pues no os calláis ni debajo del agua ( con lo feliz que eso me hace, pues me proporciona una retroalimentación: te escucho, me interesa...: aunque a veces os haga callar, si me agotáis). De hecho el problema es cuando Comunicación verbal y no verbal son incoherentes, entonces prima la no verbal en lo que el receptor capta. Lo explicaremos en más detalle.... A B. le doy la paliza y se la voy a dar todo el curso ( a riesgo de que me coja manía), porque es mi obligación, es importante corregirlo porque puede generar malentendidos, pero no hay que obsesionarse con esas cosas, no es algo personal, el TIOM es un lugar que nos permite ensayar, es el reverso positivo del trabajador/alumno.
Al final hicimos una dinámica, una manera de aceptar simbólicamente las limitaciones, ¿ fue catártico? técnicamente no y me parece importante aclararlo, para no malinterpretar e indefinir ecuadres y contextos, aunque metafóricamente podríamos decir que sí, desde luego fue una escarga de buen humor. Puedo hacerte una pregunta acerca de interculturalidades??? ¿ catarsis es una palabra que se usa coloquialmente en Argentina? me ha surgido la duda...Tengo tantas ganas de ir...es cierto que allí el psicólogo es álgo cotidiano o es un falso mito?

la profe dijo...

vaya...disculpad por tantas erratas y faltas de ortografía

Julieta dijo...

Me encantan los comentarios que generan algunas palabras que uso. El otro día en el recreo fue "convídame", ahora "catarsis". No sabría decirte, Celia, con cuánta frecuencia usamos la palabra "catarsis" en Argentina. Lo cierto es que intuitivamente yo sentí que -aunque sencilla- la dinámica fue liberadora, porque todos dijimos cosas ciertas y logramos reirnos de nuestros defectos. Miré en el diccionario la definición de catarsis, por si la estaba usando mal, pero creo que en algunos sentidos (el primero y el tercero, aunque no haya sido una experiencia tan profunda), es válida.
Sobre los psicólogos argentinos, no es un mito que hay muchos, pero no sé hasta qué punto la gente hace terapia en la misma proporción... Y tampoco sé si los que hacen terapia son siempre los que más lo necesitan. Hay mucha gente que se analiza año tras año y ante la pregunta sobre si no han cerrado ya sus mayores conflictos, la respuesta es "imagínate cómo estaría si no hiciera terpaia..." Y uno no sabe qué pensar... y se ríe...

Julieta dijo...

Creo que luego de que en clase dijéramos que "estar en el paro" no era precisamente estar inactivo, es interesante reparar en este artículo de El País: http://www.elpais.com/articulo/economia/buscar/empleo/trabajo/elpepieco/20090419elpepieco_5/Tes Es breve, pero los comentarios son muy jugosos.

la profe dijo...

En realidad, no te falta razón con lo de la catarsis, la dinámica es catártica, lo cual no necesariamente significa que sea una catarsis. Es como la diferencia entre una psicoterapia y algo que sin serlo tiene un efecto terapeútico, en lugar de daños colaterales sería algo así como actividades que sin ser diseñadas con fin terapeútico tiene ese beneficio colateral. Sí he sido "precisa" no es por si usas bien o mal la palabra sino por si yo uso bien o mal mis conocimientos. El módulo de autoconocimiento no es una psicoterapia de grupo ni se pretede la catarsis, aunque puedan generarse beneficios colaterales asociados. Me ha hecho grcia lo que has dicho acerca de que quien menos necesita psicoterapia en Argentina es quien más va, creo que aquí es igual y no sólo en los contextos clínicos , supongo que en todos, quien más sabe más interés pone en aprender y no quien menos como pudiese parecer, quien más necesita hacer ejercicio, es quien menos lo hace ...y así con todo supongo.
Me decía hablaba Munchausen este fin de semana de como se disfruta el fin de semana cuando uno trabaja, yo le contestaba cuan desgraciada se siente una los fines de semana que tiene que ir al máster, ayer tuvimos un psicólogo argentino, ¡que uso del lenguaje!, me gustó un chiste que hizo. Dijo que no sabía si el psicoanálisis había resuelto sus problemas, pero sí constataba que al menos ahora sus problemas eran más interesantes. El fin de semana ha sido muy cansado, pero mañana, no lo olvidemos hay un rato para el placer con esfumato.

la profe dijo...

PEDAZO DE CONCIERTO EL DE ESFUMATO. MAGIA

Leonor de Aquitania dijo...

yeahhhhh